La música rítmica


Responder a un ritmo musical puede parecer un comportamiento fácil y evidente. No obstante, el ritmo está vinculado a numerosas funciones cognitivas complejas como la sincronización o la coordinación. La buena percepción del ritmo es determinante tanto para el razonamiento como para el movimiento. SOUNDSORY® ha sido creado especialmente para enfatizar el ritmo de la música.

Música rítmica que incita al cerebro a pensar que nos estamos moviendo

Respirar, hablar, caminar, leer e incluso dormir, son todas actividades de nuestra vida acompasadas por el ritmo. Cuando caminamos por ejemplo, el ritmo de 2 tiempos es lento y regular. Igual les ocurre a los animales, pero la percepción consciente del ritmo es específica del ser humano. Dar palmas con las manos cuando se escucha un ritmo musical parece sencillo, pero, en realidad, es una función cognitiva muy compleja.

Ya sea bailando o marcando el ritmo con el pie, todos experimentamos cómo la música puede incitarnos al movimiento. Sentimos los sonidos como una experiencia de movimiento, la música nos da ganas de bailar, y nos invita a mover el cuerpo. Debido a que la función auditiva (el órgano sensorial) y la función vestibular (el órgano motor) del oído están interconectadas, la música puede tener un impacto en la postura, el equilibrio y la coordinación. Puede desencadenar un sentido del ritmo que nos dé ganas de movernos. En otras palabras, el ritmo musical es el enlace entre el sistema vestibular y el sistema auditivo y estimula el cerebro.

Los diferentes ritmos incluídos en el programa de SOUNDSORY® son muy particulares. Son fáciles de captar para el cerebro a la vez que son lo suficientemente estimulantes y evolutivos como para permitir desarrollar y mantener la atención adecuadamente.

Toda la selección musical se ha realizado de acuerdo con las condiciones siguientes:

  • La música se ha pensado para poner énfasis en los ritmos similares a los movimientos naturales del cuerpo, como las marchas por ejemplo. De esta manera el cuerpo se involucra de manera inconsciente.
  • Cada canción dura el tiempo suficiente para que el cerebro integre el ritmo sin que cree hábito.
  • Cada día la música está organizada en ritmos diversos para estimular adecuadamente el cerebro y para favorecer la plasticidad.