El sistema auditivo y vestibular


La acción combinada e interconectada del sistema auditivo y el sistema vestibular vestibular desempeña un papel importante en la coordinación de los movimientos y del equilibrio, que a su vez influyen en las funciones cerebrales.

Mejora el tratamiento de la información sensorial enviada del oído a sus múltiples conexiones en el conjunto del sistema nervioso

El oído tiene como función no solamente oír los sonidos sino también percibir los movimientos. El oído se compone de un sistema vestibular y de un sistema coclear..

Por lo tanto, el oído no es simplemente un órgano auditivo que percibe los sonidos sino también es un órgano motor que captura nuestros movimientos y determina nuestro equilibro, nuestro ritmo y nuestra coordinación. Por ejemplo, intente cubrir una oreja al mismo tiempo que anda y verá cómo sufre una pérdida de equilibrio importante.

La parte auditiva del oído interno es la cóclea. La parte motora es el sistema vestibular.


La cóclea

La cóclea ejerce un papel fundamentel en el tratamiento del lenguaje y del análisis musical. Tiene la forma de una concha de caracol tapizada al interior con células ciliadas que captan frecuencias desde las más graves hasta las más agudas. La cóclea transforma el sonido en estímulos eléctricos y los envía al cerebro el cual los analiza. En torno al 80% de las células ciliadas están destinadas a la recepción y al análisis de las frecuencias altas (a partir de 800 HZ y más). El hecho de que buena parte de las células se dediquen a la percepción de las frecuencias altas explica la razón por la cual estas frecuencias estimulan más al cerebro que las frecuencias más bajas.

Gracias al contraste sonoro, el filtro dinámico patentado de SOUNDSORY® favorese la transmisión de las frecuencias altas y facilita su análisis por parte del cerebro. Progresivamente, el cerebro presta una atención especial lo cual permite que estos sonidos ejerzan su función de energizador cortical.

El sistema vestibular

El sistema vestibular es un órgano sensorial muy implicado en la percepción de movimiento del cuerpo y determina la postura, el equilibrio, y la coordinación.
El sistema vestibular se encarga de detectar los cambios de movimientos en el cuerpo, para permitir los ajustes posturales constantes. Se compone del sáculo, de la utrícula y de tres canales semicirculares. La utrícula y el sáculo son sensibles a los cambios de movimiento en línea recta. Los canales semicirculares son sensibles a los cambios de movimiento en rotación.

El sistema vestibular es muy sensible al ritmo y al movimiento. Es el órgano que nos hace mover espontáneamente los pies, las caderas, las manos y la cabeza cuando escuchamos nuestra canción preferida.

La música de SOUNDSORY® está creada específicamente para ser dinámica y para acentuar el ritmo. Proporciona una estimulación vestibular fuerte. El impacto se refuerza con la tecnología de conducción ósea de que dispone SOUNDSORY®. En realidad, más que el sonido aéreo, el sistema vestibular capta directamente el ritmo de los sonidos gracias a la vibración de los huesos, que tiene un efecto muy estimulante.